2016

 


trump.htm

DeutschDeutsch SpanishEspañol

Home
Nach oben
Videos
Noticias (Archivo)
Artículos
Proyecto
Actividades
Poemas
Sobre nosotros
Otros enlaces
Autores cubanos en Alemania

 

en Cuba 2016

En los últimos años he tratado, en cada uno, de resumir los aspectos más relevantes del acontecer cubano. El presente trabajo pretende dar continuidad a esta práctica:

El viaje a Cuba del presidente Obama fue el suceso más trascendental del 2016. El mismo suscitó una ola de simpatía en la población. Su desenfado, mostrado en conferencia de prensa, donde el General Raúl Castro mostró desconcierto y agobio frente a preguntas de periodistas, su presencia junto al gobernante cubano en un estadio deportivo, su presentación en un  programa humorístico y sobre todo, su discurso, transmitido en directo, donde expuso que los gobernantes cubanos no deberían temer al gobierno  de los Estados Unidos como tampoco al pueblo cubano, fundamentaron las simpatías alcanzadas. Obama sostuvo un encuentro con empresarios privados cubanos, donde les manifestó interés por ayudarlos. También lo hizo con representantes de la disidencia, algo que presidentes, clérigos y representantes de alto rango de los diversos países, que han visitado el país, no  habían efectuado.

La política para el mejoramiento de las relaciones, iniciadas desde finales del 2014 por el presidente Obama, tuvo continuidad en el 2016; el Gobierno Federal autorizó a una compañía productora de tractores a producirlos en Cuba.  El primer crucero procedente de EEUU arribó a La Habana, dando inicio a una práctica prohibida  por el embargo económico. Fue eliminado el límite de 400 dólares para la importación de productos de uso personal adquiridos en Cuba. También se suprimió la restricción al arribo de los buques procedentes de la Isla a puertos estadounidenses. En agosto llegó a Cuba el primer vuelo de los 20 diarios aprobados. Estados Unidos anunció la disposición de importar café y textiles producidos por el sector privado de la Isla.  El Departamento del Tesoro eliminó de su lista negra a varios miembros del Estado Cubano.

Sin embargo la respuesta del gobierno cubano a la “rosa blanca” ofertada por Obama ha sido curiosa. Una semana después que el Air Force One abandonara el cielo cubano, Fidel Castro dedicó una reflexión en la prensa, donde se evidenciaba su escepticismo sobre las mejoras en las relaciones con el enemigo. El canciller Bruno Rodríguez calificó la visita del mandatario esdounidense de “ataque a nuestras  concepciones políticas y culturales” y analistas del oficialismo calificaron a Obama como “el más peligroso de los presidentes de Estados Unidos que ha enfrentado el proceso cubano”. 

Otro hecho relevante ha sido la muerte de Fidel Castro, anunciada en un comunicado de seis líneas por su hermano el general Raúl Castro. El exmandatario falleció el 25 de Noviembre a los 90 años de edad, sin que se dieran a conocer las causas de su muerte. Fueron decretados nueve días de luto nacional. Durante ellos se suprimieron espectáculos públicos  y la televisión transmitió solo temas serios y patrióticos. Miles de ciudadanos desfilaron ante la imagen del Máximo Líder. Sus cenizas fueron trasladadas durante cuatro días en una caravana que recorrió unos 1.000 km para ser depositadas en el cementerio de Santa Efigenia, en Santiago de Cuba, contiguo a la tumba de José Martí.  Con un acto multitudinario en La Plaza Antonio Maceo culminó la despedida de los cubanos a quien por casi medio siglo dirigió los destinos del país y modificó drásticamente su sociedad.

La biología pasó su cuenta durante el año; Pedro Miret Prieto (88), uno de los asaltantes del cuartel Moncada en 1952 y figura relevante del Régimen falleció en enero. Ramón Castro Ruz (91), hermano mayor de los gobernantes cubanos, falleció en febrero. Uno de los últimos supervivientes del grupo de guerrilleros que combatió junto al Che Guevara en Bolivia, el exiliado cubano Dariel Alarcón Ramírez (76) (Benigno), murió en las afueras de París.

La cultura y el deporte sufrieron perdidas importantes; El actor Reynaldo Miravalles (93) el 31 de octubre en Cuba, el tricampeón mundial de boxeo Adolfo Horta (59)  el 29 de noviembre en Camagüey, el trompetista Alfredo 'Chocolate' Armenteros (87)  el 7 de enero en Nueva York, Candita Batista (99) la "Vedette Negra"  de Cuba,  el 2 de abril en Camagüey.

La disidencia cubana perdió a Arnaldo Ramos Lauzurique (74),  exprisionero del Grupo de los 75.

El apoyo internacional al Gobierno Cubano, propiciado por el acercamiento de los EEUU continuó manifestándose:

París recibió al general Raúl Castro en visita oficial. La visita se corresponde con la del presidente Francés a Cuba en el 2015. Hollande fue el primer mandatario occidental en visitar la Isla. De Alemania acudieron el ministro de Relaciones Exteriores Steinmeier y el de Economía, a la vez líder del Partido Socialdemócrata, Sigmar Gabriel.  A pesar de haber logrado un primer acuerdo, Cuba no aceptó  el establecimiento de una sede del Instituto Goethe. Por último y no por ello menos importante, el Consejo de Ministros de la Unión Europea aprobó revocar la Posición Común impuesta a Cuba en 1996.

Al despliegue diplomático se sumó también el artístico.   Famosas figuras internacionales visitaron el país, siendo el colofón de estas actividades el concierto gratuito ofrecido por The Rolling Stones. Un millón de personas disfrutaron de la música, vetada durante años.

El respaldo internacional ha sido interpretado por el Gobierno Cubano como un certificado de impunidad; El año registró un total de 9.351 detenciones arbitrarias, de ellas se produjeron 498 durante la estancia del presidente de EE UU. El número total de detenciones superan en 1.000 a las ocurridas en el 2015. Varios disidentes efectuaron huelgas de hambre, reclamando el cese de la represión. Entre ellos Guillermo Fariñas, premio Sajarov del Parlamento Europeo, quien mantuvo su huelga durante 54 días. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz, pidió al activista deponer la huelga para salvaguardar su vida. El grafitero Danilo Maldonado, apodado el sexto, se encontraba en prisión sin juicio desde el 26 de noviembre  por escribir en una pared “se fue” en alusión al difunto Castro. Las 259 detenciones de periodistas independientes significan la mayor cifra registrada desde 1990. Reporteros Sin Fronteras colocó a la Isla en el lugar 171 entre 180 países según el índice de libertad de prensa.

El hostigamiento gubernamental no se limitó a la disidencia. Un historiador y un doctor en ciencias biológicas fueron expulsados de sus centros laborales por razones ideológicas. Un periodista de la radio oficial fue despedido por colaborar con medios privados. Otro periodista radial tuvo igual suerte por publicar en su blog personal textualmente unas declaraciones de carácter crítico efectuado por la subdirectora del Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba.   En el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano sufrió censura el film “Santa y Andrés” del director Carlos Lechuga. Así mismo el film  “Hands of Stone”, debido a la solidaridad mostrada por su director con el cubano.

El panorama económico de Cuba resulta sombrío. El plan de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de un 4 % alcanzó en  realidad  0,9 %. Las bajas producciones y precios de azúcar y níquel fueron las principales causas. La reducción de las entregas de petróleo venezolano en un 40 %  y el desplome del precio redujeron la capacidad de reexportación de sus derivados por la parte cubana. La refinería cubana-venezolana, ubicada en Cienfuegos y destinada a estas producciones ha sido cerrada. La inversión extranjera continúa siendo muy baja (6,5 % del Plan de la inversión total). La falta de   un sistema jurídico de derechos de propiedad privada, la no resuelta duplicidad monetaria y atrasos en los pagos por servicios y compras son, entre otras, las razones que limitan a los inversionistas. La única inversión norteamericana aprobada para producir tractores en Cuba fue denegada sorpresivamente por el Gobierno Cubano. Para colmo de males el huracán Matthew desbastó parte de la zona oriental del país. No obstante, el turismo creció un 13 %. El arribo de cuatro millones de turistas ha roto un récord. Después de Canadá, EEUU se sitúa como el segundo emisor de turistas con 700.000 visitantes, de ellos 500.000  de origen cubano. Ha continuado el flujo de remesas de cubanos en el exterior, las cuales significan ingresos superiores al turismo. Los cubanos vivieron en el 2016 la fiebre del wifi en las más de 200 zonas establecidas para la conexión inalámbrica. Las  zonas wifi registran un total de 250.000 usuarios diariamente. Aplicaciones para conectarse visualmente con familiares y amigos en Estados Unidos y en otras partes del mundo han sido utilizadas. Al finalizar el año se anunció una reducción de 2 a 1,50 CUC en las tarjetas para el servicio de Internet y a finales de año comenzó una "prueba piloto" para llevar la internet a 2.000 domicilios en La Habana Vieja.

La cifra de trabajadores por cuenta propia ha superado el medio millón, pero su incremento ha sido lento y el Gobierno no se muestra interesado en incentivarlo. No se ha creado un mercado mayorista y los  más importantes mercados de oferta-demanda agrícolas fueron cerrados. Se han topado los precios en los mercados agrícolas estatales, lo que ha provocado un mayor déficit de los productos y su calidad. El Gobierno no ha autorizado las exportaciones de productores privados autorizadas por EEUU.

La emigración ha continuado incrementándose. Más de 50.000 cubanos ingresaron en Estados Unidos durante el año fiscal 2016 concluido el 30 de septiembre, lo cual significa un incremento del 17,2 % en  relación con el anterior año. La mayoría de los emigrantes han llegado cruzando la frontera de México. Desde el 2015 se creó una crisis migratoria provocada por el cierre de la frontera de Nicaragua. En varios puntos fronterizos de Panamá y Costa Rica se concentraron hasta 9.000 personas, obligando la acción conjunta de varios gobiernos. Finalizado el año, la crisis no había sido resuelta. Los cubanos se apresuran a llegar a los EEUU ante el temor de que el “deshielo” conlleve a la supresión de los privilegios que disfrutan los emigrados cubanos. Situándome en la actualidad puedo afirmar: tenían razón.

Emilio Hernández