Obama, Trump y Castro

 


trump.htm

DeutschDeutsch SpanishEspañol

Home
Nach oben
Videos
Noticias (Archivo)
Artículos
Proyecto
Actividades
Poemas
Sobre nosotros
Otros enlaces
Autores cubanos en Alemania

 

Obama vs Trump Castro vs ¿?

Tras seis meses de encuentros secretos, en los que participó, por la parte cubana Alejandro Castro Espín, hijo del General Raúl Castro, los gobernantes cubano y estadounidense anunciaron simultáneamente en Diciembre del año2014 la normalización de relaciones diplomáticas. A partir de entonces el presidente Obama firmó directivas presidenciales tendientes a mejorar los vínculos entre ambos gobiernos y a beneficiar a la población cubana. Ejemplos de lo último: duplicó el monto autorizado para el envío de remesas de cubanos residentes en USA y activó el turismo con la aprobación de doce tipos de actividades para permitir viajes de  ciudadanos americanos a la Isla, que se tradujo en un incremento de llegada de turistas a Cuba. En el año 2015 el  turismo aumentó un 17% contribuyendo a ello el estadounidense con un 54%. En el siguiente año 284.937 ciudadanos de EEUU arribaron a Cuba, significando un incremento del 74% en relación con el año 2015. Ello contribuyó a establecer un récord de cuatro millones de visitantes. Turistas de otras naciones se apresuraron a viajar a Cuba antes de su “americanización”.

El sector de la población cubana ligado a la actividad privada se benefició del boom turístico porque dispone de un tercio de las habitaciones de hospedaje en el país. También, se han favorecido los restaurantes privados.

Pero el gobierno cubano obtuvo aún mayores dividendos del “deshielo”. En esa etapa, que abarca 26 meses, visitaron Cuba doscientos representantes del gobierno de EEUU, incluyendo a su propio Presidente. Ello significó una legitimación sin precedentes, para el Gobierno Cubano que repercutió en el ámbito internacional.

La Unión Europea revocó la “posición común”, que condicionaba las mejoras en los derechos humanos en Cuba para el incremento de las relaciones bilaterales.  París recibió al general Raúl Castro en visita oficial, respondiendo a la anterior  del presidente Francés a Cuba. De Alemania acudieron el ministro de Relaciones Exteriores Steinmeier y el de Economía, Sigmar Gabriel. Sumándose al desfile de muchas otras personalidades y gobernantes, concurrieron figuras artísticas de renombre y empresarios interesados en la inversión y el comercio. Acreedores extranjeros condonaron 8.500 millones de dólares de una deuda acumulada por Cuba de 11.100 millones.

Para cerrar sus concesiones, días antes de abandonar la Casa Blanca, el presidente Obama eliminó  la política para cubanos que llegan al territorio de Estados Unidos, conocida como pies secos-pies mojados, así como la admisión de profesionales de la salud en terceros países. Estas medidas legalizaban la llegada al cubano que pisara territorio americano. El Gobierno Cubano venía reclamando la eliminación de esta política. La supresión creó una crisis humanitaria para miles de cubanos que transitaban por  Latinoamérica rumbo a la frontera estadounidense. Ellos, y los miles de jóvenes que permanecen en Cuba  aspirando emigrar, no podrán recordar con entero placer el maravilloso discurso que Obama les ofreciera en la capital cubana.

La decisión del presidente Obama de restablecer relaciones diplomáticas y el acercamiento a Cuba bajo el principio de otorgar sin reclamar nada a cambio, ha sido su mejor legado, pero también ha dejado un saldo negativo para los intereses de Estados Unidos y de la sociedad civil cubana.

El Gobierno Cubano no ha dado muestras de reciprocidad. En el aspecto diplomático ha continuado la política de apoyo a los regimenes enfrentados a Estados Unidos. Máximos ejemplos de ello; el intento subrepticio de entrega de armamento a Corea del Norte y su intervención en Venezuela. Las exportaciones esdounidenses se han reducido. La aspiración de evitar con la estabilización de Cuba una avalancha de emigrantes no se cumplió. Durante los dos últimos años emigraron 93.159 cubanos. Si se compara la última crisis migratoria ocurrida en 1994, cuando emigraron 32.362, se aprecia que el torrente del deshielo lo ha superado casi tres veces.

El intento de empoderar  la incipiente economía privada, con la aprobación de importaciones y créditos a la misma, se ha topado con la prohibición de las autoridades cubanas. Las reformas económicas se han detenido en Cuba. Tres de los mayores mercados de oferta-demanda de productos agropecuarios fueron cerrados en la ciudad de La Habana. Se han establecido topes de precios para los taxistas particulares. Las cooperativas no agrícolas, cuya aprobación se inició en el año 2012 alcanza hasta el momento la cifra de solo 431 unidades. Los contratos directos de las empresas estatales con los trabajadores privados han sido restringidos. 

El respeto a los derechos humanos se ha deteriorado. Arrestos arbitrarios a disidentes entre los años 2010 y  2014 promediaron 5.600, mientras que en los dos años posteriores el promedio se incrementa en más del 50%. El 20 de Marzo del 2016 las conocidas “Damas de Blanco” recibieron una paliza al pretender manifestarse tras participar en una misa. A partir de esa fecha se les ha impedido asistir de conjunto a cualquier misa. Unos veinte estudiantes y profesores fueron expulsados de las universidades por discrepancias políticas y dos películas han sido censuradas.  

A finales de Enero asumió la presidencia de Estados Unidos Donald Trump. A pesar del interés expresado en su campaña electoral sobre el tema Cuba, el Presidente mantuvo silencio hasta que el 16 de Junio, en Miami, ante un público de exiliados y disidentes residentes en la Isla, ofreció un discurso sobre su nueva política, contraria a la de su antecesor. Muchos esperaban la anulación de todas o casi todas de las medidas del presidente Obama. Posibilidades existían, porque ellas  fueron directivas presidenciales, no recogidas en leyes ni consultadas en el Congreso. Sin embargo, sus restricciones fueron moderadas en contraste con una retórica virulenta en su discurso.

Los cambios fundamentales se emplazaron en dos direcciones:

1_establecer una prohibición en uno de los doce tipos de actividades que permiten a los norteamericanos viajar a Cuba. La prohibición se circunscribe a los viajes individuales con fines educativos no académicos, los cuales deberán ejecutarse en lo adelante en grupo.

2_ excluir de las futuras transacciones económicas a empresas o actividades gestionadas por las fuerzas armadas cubanas.

Sobre el segundo aspecto se exceptúan aquellos acuerdos firmados con los militares cubanos antes de la fecha de expedición de la orden ejecutiva. Es decir, hasta el 16 de Junio.

Los efectos económicos de las nuevas medidas son prácticamente nulos. No se altera lo dispuesto con las remesas, las líneas aéreas autorizadas continuarán su función y lo relativo a los viajes individuales no debe tener una consecuencia significativa, por cuanto existe la vía para ejecutarlo en grupo.  El impedimento a comerciar con el ejército cubano puede ser contrarrestado con el desvío del turismo americano del grupo militar Gaviota hacia los hoteles de otros grupos  como Gran Caribe, Cubanacán e Isla Azul.

Lo novedoso en la acción del presidente Trump son la retórica y la estrategia para lidiar con el Gobierno Cubano. No obstante, ha dejado abierta la posibilidad de mejoramiento de relaciones, pero condicionado en favorecer intereses de EEUU como por ejemplo: la deportación de prófugos de la justicia residentes en Cuba y al cese de la represión a los cubanos.

La reacción de Cuba ha sido también sorprendente moderada. El periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), criticó el discurso, pero sin llegar a insultar al Presidente, e incluso se señala que él “ha estado mal asesorado”. La televisión cubana transmitió el discurso de Trump.

El 24 de Febrero del 2018 el general Raúl Castro deberá abandonar sus cargos en el Gobierno. Así lo ha dicho en repetidas ocasiones.  Dos incógnitas surgen de esta perspectiva. Si de veras cumplirá su palabra y de hacerlo, ¿quién será su sucesor?

A mi juicio, él cumplirá. Su personalidad se distingue de la de su difunto hermano. El general no es dado a figurar en primera plana, se siente mejor desde la sombra. Entregar el mando a su hijo u otro familiar es algo que se especula, pero no existen señales que lo indiquen. En Cuba el ridículo es imperdonable y actuar de esa forma establecería comparaciones con el régimen norcoreano.

Miguel Díaz-Canel, vicepresidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros debe sustituir por ley la Presidencia. Un gobernante civil y joven reflejará una imagen muy favorable, sobre todo internacionalmente.

Partiendo de esta muy probable premisa, cabe preguntarse si el nuevo Presidente podría modificar la política del país. El PCC y los militares conforman el eje primordial del poder en Cuba. Castro no ha dicho que dejará sus funciones como Secretario General del Partido. Pero aún en el supuesto caso que renunciara a éste, sería impensable que Díaz-Canel lo ocupara. Queda el aspecto de los militares, y aquí se presenta un problema legal. La Constitución establece que el Presidente del Consejo de Estado es a la vez el Comandante en Jefe. Es decir, a él se subordinan todas las armas. La revolucionaria trinidad,  donde la misma persona regía al gobierno, al PCC y a los militares disfrutada por Fidel Castro y su hermano no puede ser delegada. La solución a este embrollo requerirá enmendar la Constitución. Los chinos cuentan con un comité militar subordinado al Buró Político del Partido. Esta experiencia seguramente la aprovechará la dirigencia cubana. De ser así, el mando de este poderoso comité lo asumiría el coronel Alejandro Castro Espín, actual coordinador del Consejo de Defensa Nacional e hijo del General. Cambiarlo todo para que todo siga igual.

A pesar de las buenas ataduras con las cuales el régimen enfrentará su futuro a partir del próximo año, tres factores le harán difícil mantener su inmovilismo:

_ Resulta inadmisible defender la economía planificada en un país donde el 80% de los alimentos se importan con un 56% de las tierras baldías y pérdidas  del 57% de productos cosechados. La economía tocó fondo el pasado año con un 0,9% de crecimiento. La importación de petróleo venezolano se redujo en un 40% y en el primer semestre del presente acusa una rebaja del 13%. Cuba recibe precios preferenciales de Venezuela y paga su factura principalmente con servicios médicos. Aunque el gobierno venezolano logre estabilizarse al estilo cubano, no existen perspectivas de mejoramiento sustancial de esta situación.

_   La dirigencia cubana en su más alto escalón la conforma desde hace años una gerontocracia. Algunos han fallecido, incluyendo al Máximo Líder. El VII Congreso del PCC, celebrado el pasado año, “recomendó” limitar el ejercicio de los cargos políticos y estatales fundamentales a dos períodos consecutivos y a edades entre 60 y 70 años. De cumplirse esta directiva quedarían fuera de servicio nueve dirigentes de alto nivel nacidos entre 1928 y 1947.

_ El pago miserable a los trabajadores estatales y en retiro, comparado con los ingresos de la población receptora de remesas, vinculada al turismo o a la actividad privada, ha evidenciado una desigualdad social, contrastando  el relativo igualitarismo existente durante décadas. La eliminación de la política de recepción de cubanos llegados a las fronteras de EEUU ha taponeado la válvula de escape que disponía el sistema para desprenderse de los inconformes carentes de perspectivas en la Isla.

El Régimen Cubano deberá continuar la obra con distintos actores y escenarios.

Emilio Hernández

Fuentes:

_ Álvarez Quiñones, Roberto, “¿Qué poder tendrá el nuevo presidente?” http://www.diariodecuba.com/cuba/1500379050_32617.html

_ Periódico Granma, “Declaración del Gobierno Rovolucionario” http://www.granma.cu/cuba/2017-06-16/declaracion-del-gobierno-revolucionario-video

_ Escobar, Reinaldo, “Nueve meses para el parto de una criatura llamada Gobierno” http://www.14ymedio.com/opinion/meses-parto-criatura-llamada-Gobierno_0_2223377646.html

_ Hernández, Emilio, “Deshielo en el trópico” http://www.decub.de/CubaJournalEs/Novedades/deshielo.htm